Cada vez hay más consciencia de un consumo responsable (renovables, vehículos eléctricos, etc), del reciclaje, de los efectos del cambio climático, así como sobre la huella que nuestras viviendas representan para el entorno. Y aunque es verdad que lo que representa todavía en España es residual, el crecimiento está siendo espectacular.

Comienza paulatínamente un interés por parte de administraciones y particulares, no solo en el ahorro energético que suponen los edificios y viviendas pasivas, sino también por la sostenibilidad y confort que ofrecen.

https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2018/07/31/766839-hazte-una-casa-pasiva-y-asi-no-tendras-que-usar-aire-acondicionado-en-verano