nZEB - Passive House

passreg

El Passivhaus, o casa pasiva, es un estándar de construcción nacido en Alemania en 1991 que se ha ido extendiendo por el resto del mundo. Combina un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo y un precio asequible, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada.

Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta.

Este estándar no supone el uso de un tipo de producto, material o estilo arquitectónico específicos sino la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo un buen factor de forma, que reduzca la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, etc.

Un edificio pasivo es la mejor base para construir una eco/bio vivienda, libre de productos químicos, con  una gran calidad del aire interior (controlando su CO2), niveles bajos  electromagnéticos y gas radón (abundante en nuestras islas).

Reconocido internacionalmente como el estándar más exigente en eficiencia energética y confort térmico para los usuarios. Es el estándar equivalente a los edificios de Energía casi Nula (edificios nZEB) obligatorio en los estados de la Unión Europea a partir del 2020.

En Toledo y Heras llevamos una destacada labor en la adaptación y el desarrollo de este estándar de construcción para los clima cálido de Canarias. Implicados en la docencia y difusión del estándar.